Europa y su mala alimentación

Una de las grandes preocupaciones de las principales organizaciones de salud del continente europeo es la forma como se están alimentando los habitantes europeos, debido a que recientemente en una reunión celebrada en Bruselas, científicos y nutricionistas concluyeron que la alimentación europea posee grandes déficits en lo que respecta a la sostenibilidad, salubridad y ámbito nutricional. Una de las recomendaciones que realizan los especialistas es potenciar la contribución política y legislar medidas y normativas que promuevan la alimentación balanceada en el continente.

Lamentablemente los datos referenciales que permiten analizar el estado de alimentación de los europeos son desalentadores, puesto que, por ejemplo, se ha calculado que 16 de cada 100 europeos son obesos, es decir, que posee un índice de masa corporal por encima de los 30 puntos, lo cual es un reflejo notorio de la desbalanceada forma de comer que poseen la gran mayoría de los ciudadanos europeos. Ahora bien, en lo que respecta a promedio de peso ideal que deberían tener los individuos en base a los datos antropométricos de los mismos, más de la mitad de los europeos no cumplen con el peso promedio. Los expertos atribuyen este importante problema de salud a la gran oferta de comidas y alimentos de alto contenido calórico que se encuentran disponibles en los establecimientos de venta de comida.

El profesional de la cerrajería, el señor José que trabaja en Cerrajeros, argumenta que uno de las más importantes limitantes para poder ejercer una alimentación balanceada en Europa es el elevado precio de los alimentos y productos saludables y naturales, esto resulta muy evidente cuando se visita las principales cadenas de supermercados del continente ya que los productos ricos en grasas, azucares y aditivos son realmente económicos, mientras que por el contrario las verduras y comidas nutritivas y saludables poseen un precio notablemente costoso.

Otro de los grandes problemas que influyen en la mala alimentación de los europeos es el exceso de importación de alimentos que posee este continente, lo cual ha traído consigo una disminución en la producción agrícola en muchos países que integran Europa y por consiguiente al disminuir la oferta de productos alimenticios naturales se incrementa el valor de los mismos. Uno de los profesionales de Fontaneros ha demostrado su preocupación por la enorme cantidad de productos importados que se encuentran en el mercado, incluso, muchas veces es difícil encontrar alimentos naturales y saludables entre tantos productos repletos de químicos y aditivos.

Afortunadamente Europa está lejos del otro gran problema de la alimentación, la desnutrición, pero sin lugar a duda este precioso continente posee un gran inconveniente con el sobrepeso y la mala alimentación. Para resolver dicho problema deben cooperar tanto los habitantes europeos como los gobernantes y principales líderes políticos europeos, puesto que las personas deben comenzar a practicar hábitos y conductas saludables como la elección de verduras para las comidas diarias. Por otro lado, los políticos europeos deben iniciar campañas que promuevan la alimentación balanceada por medio de normativas que influyan en los precios de las comidas naturales y saludables.