De una gran nación a un estado en crisis, Grecia

Tras pasar a ser uno de los pilares fundamentales de la sociedad, Grecia cae hoy en día por desgracia, y es que posee una deuda 15.000 millones de euros.

Tras realizar varios acuerdos políticos que le permitiesen aliviar la deuda. Eurozona desembolsó una cantidad de 10.000 millones de euros para que dicho país pueda afrontar la crisis económica la cual hoy en día no ha permitido su crecimiento como nación.

Desde septiembre de 2011 la deuda soberana en la zona de euro ha atacado de una forma despiadada a la nación, los cuales diversos factores han sido los pilares del decaimiento económico del país, una recesión que abatió a toda Europa, cambios políticos de manera abrupta y una crisis bancaria la cual dejó en desconfianza la soberanía de dicho país.

Los temores y las repercusiones de dicha crisis no solo han afectado a dicho país, sino que toda la comunidad europea se ha visto alarmada por las diferentes problemáticas que acontecieron el hallazgo de la falsificación de documentos en la macroeconomía griega.

Dando así a conocer en el 2009 que los gobiernos anteriores al del candidato de ese año Yorgos Papandreu habían maquillado información y manipulado a la población a su conveniencia económica.

En la actualidad se ha evaluado la salida de Grecia para el uso de la moneda europea, y ha creado un pánico financiero y especulativo en la realidad de la Unión Europea.

Dicha crisis ha tenido consecuencias de alto impacto social, mostrando así una debilidad democrática y las fallas a simple vista del manejo socio-político de los gobiernos transitorios.

Viéndose afectada todas las áreas sociales del país, desde el sistema de salud; la cual desató una oleada de suicidios en la nación y dejando una escaza esperanza de vida como promedio al ciudadano. Un aumento exagerado de la corrupción dentro de las instituciones gubernamentales, oleadas de violencia que se han proliferado en todo el territorio nacional, y  la criminalidad que atosigan esta vieja pero valiente nación.