Éxtasis; droga estampa del joven europeo

La tendencia a las drogas por parte de los jóvenes no es cosa nueva, las últimas generaciones se han dedicado a un consumo extensivo de una gran variedad de drogas por motivos de aliviar el estrés, experimentación, por inspiración y por placer en general. En Europa, la droga que ha causado mayor revuelo es sin lugar a dudas, el éxtasis. Ha prevalecido ya por mucho tiempo y es más que todo porque su rango de clientes en cuanto a edades es bastante alto, se pudiese decir que está entre los 15 y los 34 años de edad.

Esta droga que generalmente se utilizaba netamente como estimulante para las discotecas, pasó a ser un estimulante empleado para cualquier tipo de ocasión. Lo cual fue un cambio bastante azaroso porque incrementó las ventas de la droga de manera exponencial a medida que el consumo de la droga evolucionaba lentamente. Tanto así que el comisario Avramopoulos declaró en la presentación de su informe en la cual detalla que el problema de las drogas no parece disminuir en Europa, sino todo lo contrario, aumentan los productos y los sistemas de distribución que se encuentran en constante evolución y le ha otorgado a los distribuidores de la droga enriquecerse ilícitamente a costa de eso.

Tristemente, las consecuencias de la evolución del consumo y el mercadeo de drogas en Europa son evidentes, hubo un incremento de muertes por sobredosis. Se detalla que en el 2014 hubo 6800 muertes ocasionadas por las drogas. Irlanda, Suecia y Lituania fueron los países con mayor incidencia y presentaron un intervalo de edades que eran de personas mayores de edad (35 a 50 años).

Evidentemente, el éxtasis no es la única droga que se ha dotado a sí misma de fama, pero es una que ocasiona mucho daño a la población y por eso existe cierto enfoque hacia ello. Sin embargo, el cannabis es la droga más consumida en Europa, los datos afirman que el último año Europa tenía alrededor de 22,1 millones de personas. Además de eso, se determinó que el 1% de adultos de Europa tienden a consumir cannabis hasta el punto de hacerlo un ritual diario, lo cual ha expresado preocupación en algunas naciones.